HISTORIA

El Cortijo de Zahara goza por la cercanía de la arena fina de las playas gaditanas. La historia fijó el inmueble cortijero frente a África y en contacto con una extensa playa de la Bahía de la Plata a finales del siglo XIX. Levantado sobre la falda de la Sierra de la Plata, funcionó en sus orígenes como hospedería y caballeriza militar.

Muros encalados, cubiertas de tejas moras, mosaicos moriscos, patio andaluz con pozo y sembrado de jazmines y buganvillas… El tipismo gaditano impregna cada rincón de la finca. Huele a Zahara.

Reserve ahora